semilla

Provincia argentina se prepara para producir semilla de papa fiscalizada de alta sanidad

San Juan empezaría a producir semilla de papa de alta sanidad dentro de un proyecto iniciado recientemente en la provincia. El proyecto busca aumentar la oferta nacional de este tipo de semilla y mejorar los ingresos de los productores participantes. Por Jorge Luis Alonso G.

2619568642_8035b91d20

La provincia de San Juan está localizada al centro-oeste de la República Argentina. Su actividad económica más importante es la agrícola, sobresaliendo la vid y el olivo, así como una variedad de frutas y hortalizas producidas en valles irrigados por cauces artificiales al pie de los Andes.

Entre estos valles se distinguen los de Calingasta e Iglesia por reunir las características deseadas para producir semilla. Estas características son las que dificultan o impiden el ingreso, desarrollo y dispersión de plagas y enfermedades.

Teniendo en cuenta lo anterior, así como la actual demanda por semilla de alta sanidad, el trabajo de diferentes organizaciones en la zona del proyecto y la disponibilidad de tecnología para producir materiales libres o con muy baja presencia de plagas y enfermedades, el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) con la asesoría de la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), viene estructurando un proyecto para establecer un área diferenciada dedicada a la producción y fiscalización de tubérculos de papa semilla. De cumplirse este objetivo, los valles de Calingasta e Iglesia se sumarían a los de Tafí del Valle (Tucumán), Las Estancias (Catamarca), Malargüe (Mendoza) y el Sur-sudoeste de la provincia de Buenos Aires, como únicas áreas diferenciadas del país.

Oportunidades

Las  denominadas “papa semilla” son tubérculos con características de sanidad e identidad especiales y la forma de producción más común es a través de su multiplicación. Sin embargo, la cantidad de agua presente en ellos es un excelente medio de cultivo y transporte para nematodes, hongos, bacterias y virus, y por lo tanto, deben producirse en zonas aisladas, ojalá con inviernos fríos, importante amplitud térmica diaria, vías de acceso controlables, buena cantidad de horas sol, precipitaciones escasas y humedad relativa baja.

Además de reunir estas condiciones, la zona cuenta con un grupo de productores frutihortícolas que serían los potenciales usuarios. “La Entidad de Programación del Desarrollo Agropecuario (EPDA) y el Instituto de Investigaciones y Desarrollo Hortícola Semillero (INSEMI) de San Juan representan una buena oportunidad para establecer acuerdos y generar y difundir tecnología”, dice Jaime Ortego (INTA Mendoza), uno de los principales impulsores de la iniciativa.

“Además, la gestión exitosa de la Asociación Sanjuanina de Productores de Semillas (ASPROSEM), como ejemplo de difusión y asociativismo y de la suma de esfuerzos para proteger un área, es otra coyuntura que hay que aprovechar”, concluye Ortego. 

Progresos

Si bien ya se produce semilla de papa en las áreas propuestas (ver esta y esta noticia), no se conoce con certeza cuáles son los organismos que atacan el cultivo. La razón? Algunos cultivos  se realizan sin control oficial. Es por eso que el primer paso (desarrollándose actualmente) es establecer el estado fitosanitario de cada una de las áreas involucradas y conocer la frecuencia de aparición de las principales enfermedades.

En una segunda instancia se capacitarían técnicos y profesionales en la multiplicación de tubérculos, y se transferirían conocimientos sobre el mismo tema a productores participantes del proyecto.

Finalmente se establecería un sistema de fiscalización estable, en el área involucrada, para protegerla legalmente y permitir su utilización a perpetuidad.

Los laboratorios de diagnóstico cumplirían un rol fundamental en el desarrollo, estabilidad y afianzamiento de las áreas semilleras. Por eso la importancia de construir uno que permita analizar la producción obtenida, en busca de virus y nematodos, hacer diagnósticos fitosanitarios y apoyar trabajos de investigación.

La infraestructura se completaría con la construcción de un  invernáculo destinado a la producción de semilla prebásica.

Desafíos

La producción de materiales de propagación representa una oportunidad inmejorable para desarrollar algunas áreas de San Juan con escasas posibilidades agrícolas,  beneficiando principalmente a pequeños y medianos productores.

Son áreas que podrían degradarse fácilmente, desde el punto de vista fitosanitario, o se encuentran en proceso de degradación, y donde se continúan utilizando métodos de control de plagas y enfermedades tradicionales, y en algunos casos de alto impacto ambiental. Es necesario, por lo tanto, revertir o detener estos procesos y desarrollar nuevas áreas productoras.

Sin embargo, estos procesos son costosos y requieren de tiempo para  implementarse, lo que puede llegar a retrasar actividades fundamentales, como son las tareas de inspección para controlar los materiales que ingresan a la zona.

Mayor información sobre el proyecto:

Jaime Ortego
INTA Mendoza
ortegojaime@yahoo.com.ar

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Suscribete en www.tinyletter.com/jalonso para saber cuándo se actualiza este blog y recibir noticias del cultivo de la papa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s